Tras los pasos de James Bond

Rio Tamesis

Los personajes literarios, sobre todo cuando son archiconocidos, se convierten en un reclamo turístico importante para los lugares que se asocian con ellos. Es lo que ocurre con James Bond, el personaje creado por Iam Flemming, y que ha corrido aventuras por todo el mundo defendiendo a la reina de Inglaterra. Por ello en la capital inglesa y sus alrededores se ha creado una ruta, ideal para hacer los fines de semana ya que dura tan sólo dos días, conociendo algunos de los rincones que recorrió el popular agente secreto.

La ruta parte de Londres y es preciso contar con un vehículo propio en el que trasladarse, para poder desplazarse a los condados de Chippenham y New Forest. El recorrido tras los pasos de James Bond comienza a orillas del río Támesis, con una visita al Imperial War Museum, donde se pueden conocer algunas de las operaciones secretas del Reino Británico y cómo trabajaron en ellas los espías.

El recorrido continúa a la vera del río, escenario de varias aventuras del 007, hasta llegar al edificio del MI6, la base de James Bond, en la que M le asigna las misiones y Q le entregaba esos peculiares inventos.

El vestuario también era una de las señas de identidad del agente secreto, por lo que se puede acercar uno a Turnbull & Asser, responsable de muchos de sus trajes y que tiene una tienda en la calle que fue bautizada con el apellido del agente secreto. No se tropezarán con James Bond, pero puede que sí con el hijo de uno de los actores que le dio vida. Geoffrey Moore, descendiente de Rooger More, es el propietario del restaurante Hush, donde puede hacerse una parada para recuperar fuerzas.

Tras los postres no hay nada mejor que una copa, servida en el lugar en el que, según cuenta la leyenda, Flemming escuchó por primera vez aquello de “agitado, no removido” y tantas veces puso en boca de su personaje. Es el Duke’s Bar.

National Motor Museum, Inglaterra

Al día siguiente la ruta de James Bond lleva al viajero fuera de Londres, a New Forest, a 90 millas al oeste de la capital inglesa. Allí se puede visitar el National Motor Museum, donde observarás algunos de los coches que 007 utilizó en sus películas. A apenas un par de kilómetros se encuentra la Finishing School Secret Army Exhibition, donde se ha enseñado a numerosos agentes cómo apañárselas para triunfar en sus misiones.

Y si tras esta ruta se quiere descansar como si se un agente secreto se tratase se puede hacer en el Stoke Park Club, un hotel de cinco estrellas ubicado en Chippenham. Además de contar con un campo de golf y un spa su salón de baile se hizo archiconocido por ser el escenario en el que se rodaron escenas de Tomorrow Never Dies y Goldfinger.

Print Friendly, PDF & Email

Tags:





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top