Las termas romanas de Bath

Termas romanas de Bath

Hoy queremos hablaros de uno de los elementos más espectaculares de Bath, quizá el que mayor fascinación suscita entre los turistas. Se trata de sus termas romanas, un lugar que fue descubierto hace relativamente poco tiempo, 132 años, pero que cuenta con una enorme historia de más de 7.000 años atrás.

Bath, famosa por sus aguas termales

Los celtas fueron los primeros en construir un santuario en estas aguas termales. El mismo, estaría dedicado a la deidad Sulis, o lo que es lo mismo la diosa Minerva para los romanos. Posteriormente, llegarían a la zona los romanos, quienes también aprovecharon para dejar sus huellas en este lugar. Primero construyeron un templo, como sus antecesores, y finalmente, decidieron crear un complejo termal, algo que para los romanos ya era bastante habitual en otras partes de la geografía.

Un dato interesante es que éstos no cambiaron la deidad, pues la ciudad que fundaron se llamó Aquae Sulis (las aguas de Sulis), manteniendo así este en vez de usar el de Minerva.

Este gran complejo estaba provisto de instalaciones como el caldarium (baño de agua caliente), el tepidarium (baño de agua templada) y el frigidarium (un baño frío).

Desgraciadamente, la importancia de estos baños, que por la época romana eran frecuentados por los altos cargos y adineradas familias, terminaría por sepultarse, poco a poco, bajo el peso del tiempo tras la partida de los romanos de Britania, durante el siglo V. Así, estas instalaciones quedarían en desuso, quedando encerradas en un proceso de sedimentación que las ocultaría al resto del mundo.

El edificio actual, de gran interés histórico, fue construido tras el descubrimiento de las termas, por eso está en tan buenas condiciones. Las termas en sí están situadas un poco más abajo, con los edificios y la calle en un nivel superior. Estas se pueden dividir en cuatro partes, el Manantial Sagrado, el Templo Romano, el Baño Romano y la Casa Museo.

– El Manantial Sagrado es el corazón de los baños. Es justamente de ahí de de donde sale el agua caliente, aproximadamente 1,2 millones de litros al día a una temperatura de 46 grados.

– Luego tendríamos el templo romano, lugar en el que destaca una gran figura de la Gorgona situada en el frontón. Su mirada parece interrogar a todo aquel que se acerca hasta el complejo.

– El Gran Baño es el lugar reservado a la piscina rectangular, de casi 2 metros de profundidad, en la que se bañaban antiguamente. En la actualidad, no es posible bañarse en ella, pues tras la Segunda Guerra Mundial se descubriría alto grado de radiactividad en la misma.

– Por último, tendríamos la Casa Museo, un lugar en el que encontramos un sinfín de artefactos procedentes de la antigua civilización romana. Podemos destacar 12.000 monedas romanas o la cabeza de bronce dorado de la diosa Sulis Minerva encontrada en 1727.

Otros enlaces de interés:

– Paisajes y baños termales en Bath

– La abadía de Bath

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top