Ana Estuardo, primera reina de Gran Bretaña

Ana Estuardo

Ana de Inglaterra, o Ana I de Gran Bretaña, fue la última soberana británica de la dinastía de los Estuardo. Hija de Jacobo II y Ana Hyde, no seguiría la educación católica de sus padres, pues fue educada siguiendo los principios de la Iglesia Anglicana. Esto es debido a que en los primeros años de su vida, su tío, el monarca inglés Carlos II, quería que sus sobrinas permanecieran fieles a la Iglesia Anglicana.

Este dato ha hecho pensar a los historiadores que Ana daría muestras de sentir cierta antipatía a su padre, aunque en ningún momento rompiera las relaciones con su familia; y es que debido a su educación, Ana sentía animadversión prácticamente por todos los católicos.

Dicen de ella que sentía gran interés por la ciencia y la literatura. Una mujer de buen gusto que además tenía gran pasión por la decoración de interiores. Incluso dio nombre a un estilo barroco, el Queen Anne.

Un acuerdo entre la Corte de Carlos II y la de Cristina V de Dinamarca haría que se concertara un matrimonio con el hermano pequeño del rey danés, Jorge de Dinamarca. Así, cuando ésta cumplió los 18 años se celebró el enlace en la capilla real de St James. Según los historiadores nunca hubo amor entre ambos, no obstante, sí un gran respeto y cariño el uno por el otro. En este punto, se ha especulado muchísimo sobre la orientación sexual de Ana, no obstante, jamás se consiguieron pruebas fehacientes para afirmar tal orientación.

Ana era una persona delicada de salud, algo que se haría latente desde su infancia. En su unión había interés por dar un sucesor, no obstante, ninguno de sus 18 embarazos lo haría. Sólo sobrevivió Guillermo, que sería nombrado duque de Glouceste. No obstante, al cumplir los 11 años falleció, algo que sumió en una auténtica depresión a Ana y motivo por el que renunció oficialmente a dar un heredero a la corona. Este fue el principal motivo por el que daría su consentimiento para que tras su muerte la corona de Inglaterra pasara a la Casa de Hannover.

Antes de llegar al poder, apoyó al rey Guillermo III, a pesar de derrocar a su padre. Tanto éste como su esposa fallecieron sin descendencia, por lo que Ana Estuardo sería proclamada reina a la edad de 37 años.

El momento de su llegada fue un momento crítico, pues se estaba librando la Guerra de sucesión española y también acontecían los enfrentamientos entre Wighs y Tories en el Parlamento de forma constante.

Con su llegada, y debido a su animadversión hacia los católicos, quiso dejar clara la postura oficial ante la religión, la Iglesia Anglicana. No quería que hubiera dudas acerca de la religión oficial de su reino.

Otro de los momentos clave de esta reina fue cuando debido a la unificación del Parlamento escocés e inglés sería nombrada reina de Gran Bretaña en 1708, de esta forma sería la primera monarca inglesa que recibiría este título.

El reinado de Ana Estuardo estaría marcado por constantes intrigas en la corte. Una vida en la que según aseguran ella misma se apoyaría en varias personalidades femeninas de la misma para tomar sus decisiones. Quizá debido a sus constantes achaques de salud.

Los últimos años el poder lo ocuparía Charles Talbot. Este hombre destacaría por tomar una política completamente moderada en la que pretendía asegurar una sucesión pacífica.

Los últimos años de Ana fueron tristes. En completa soledad, torturada por unos dolores bastante fuertes. Casi sin poder hablar (pues todo apunta a que padeció una embolia) murió en 1714 en el palacio de Kensinton, con tan sólo 49 años.

Otros enlaces de interés:

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top