La Costa Jurásica del sur de Inglaterra

Durdle Door

En el sur de Inglaterra, sobre el canal de la Mancha, encontramos uno de los lugares más impresionantes del mundo, la Costa Jurásica. Además de su interés paisajístico, grandes acantilados que se levantan ante el visitante seguidos de numerosas calas y playas de gran belleza, lo cierto es que este lugar cuenta con una importancia científica increíble; y es que pocos lugares en el mundo cuentan con tantos resquicios de historia. Y no se trata de una historia reciente, no. Más bien de una historia de hace 185 millones de años.

La Costa Jurásica, como su nombre pude indicar, nos acerca un poco más a los periodos Triásico, Jurásico y Cretácico de nuestra tierra. Es precisamente ese valor científico el que le otorgó el privilegio de figurar en la lista de Patrimonio Natural de la Humanidad de la Unesco allá por 2001.

Un recorrido de 153 km de costa desde Orcombe Point, en el este de Devon, hasta Old Harry Rocks, cerca de Swanage, nos irá descubriendo enclaves increíbles llenos de fósiles. Además, también destaca el lugar por albergar numerosas especies de aves acuáticas, difíciles de ver en otros puntos del planeta.

Por ejemplo podemos admirar la llamada Lulworth Cove, que es una pequeña cala junto a un enrome arco natural de piedra caliza conocido como Durdle Door. Cabe decir que esta cala, al igual que otras de la costa, ha servido para el estudio de la formación de las mismas.

Muy cerca de aquí encontramos el considerado como el bosque fosilizado mejor conservado de toda la Costa Jurásica, y posiblemente uno de los más importantes del mundo. Lejos de lo que se pueda pensar, aquí no encontraremos árboles, no. En este bosque encontraremos las huellas de las algas que una vez crecieron en la base de estos árboles.

Otro bosque fosilizado lo encontramos en la Isla de Portland, en la cima de las rocas. De esta forma podemos observar con nuestros propios ojos como el movimiento incesante de la tierra, viva, ha ido dando forma a estos hermosos lugares en los que agua y vegetación se han ido sucediendo.

Quizá la mejor forma de hacer esta ruta, que cuenta con muchísimos más enclaves, sea en barco y a pie. De esta manera podremos disfrutar mejor de las vistas. No obstante, cabe destacar que existen autobuses que recorren los 153 kilómetros permitiendo realizar paradas en los lugares más importantes.

Sea como sea, si pasamos cerca de la Costa Jurásica no debemos perdernos este espectáculo entre la ciencia y la naturaleza.

Print Friendly, PDF & Email

Tags:





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top