Isabel I, la Reina Virgen

Isabel I

Hace unos días hablábamos sobre las esposas de Enrique VIII y de cómo buscando un heredero varón el rey fue deshaciéndose de las que no se lo proporcionaban. La primera en quedarse sin cabeza fue Ana Bolena, la madre de quien la futura reina Isabel I, la última reina de la dinastía Tudor.

Dos años antes de morir acusada de adulterio Ana dio a luz a una niña pelirroja, en 1533. Si bien Isabel nació como princesa cuando su madre es condenada a muerte se la considera ilegitima. El caso es que ya grande Isabel se la pasa un año entero en prisión acusada por su media hermana Mary I, conocida también como María Tudor, en el trono, de atentar contra su reinado apoyando protestantes.

Muerta la reina, ella se convierta en Elizabeth I, también recordada como la Reina Virgen. Virgen porque nunca se casó, pero claro que muchos historiadores suponen que no era virgen en absoluto, aunque rechazara una y otra vez las peticiones de matrimonio tanto del parlamento como de algunos nobles europeos. Para gobernar dependía mucho de un sus consejeros y en materia de política exterior era bastante cautelosa.

Si bien la historia la pinta como una reina valiente y con mucho coraje, lo cierto es que, salvo la victoria sobre la Armada Española en 1588, no tuvo otras victorias militares importantes. Ese hecho, empero, le sirvió para todo su reinado de 44 años que se conoce entonces como la Edad Dorada.

La historia de Elizabeth es muy atractiva y nos enseña una mujer muy educada, tal vez la mas educada de toda su generación, en un mundo de hombres e intrigas. Si visitas Inglaterra puedes visitar algunos sitios relacionados con su vida y su legado. Por ejemplo, donde hoy funciona el The Old Royal Naval College y antes el Greenwich Hospital, se alzaba el Palacio de Placentia, su lugar de nacimiento, bautismo y vivienda. Si bien el palacio ya no está, hay un viejo roble, el Roble de la reina Isabel, alrededor del cual se dice que ella jugaba de niña. También tienes la Torre de Londres donde vivió prisionera y desde donde partió el día de su coronación.

A su muerte el féretro pasó la noche en el Palacio Whitehall, del que hoy solo queda el Salón de Banquetes aunque modificado, y sus restos fueron velados en la Abadía de Westminster para descansar eternamente junto con los de su media hermana Mary.

Sigue leyenda sobre María Tudor: «María I de Inglaterra, la sanguinaria«

Print Friendly, PDF & Email

Tags: , ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top