Gribben Head, guía de marineros

gribbin-head

Uno de los destinos que mas me gustan en Inglaterra es Cornualles, o Cornwall, como prefieras. Aquí está Fowey (se dice Foy), un pueblo que descansa a orillas del río del mismo nombre cuyo puerto solía ser madriguera de contrabandistas y piratas. La famosa escritora Daphne du Maurier, autora también de Rebeca (llevada al cine en los años ’40) y de Los Pájaros, llevada también a la pantalla grande años más tarde por Alfred Hitchcock, vivió aquí muchos años así que todos estos paisajes la recuerdan y uno de los mas fantásticos es GribbenHead.

Gribben Head es el nombre de un promontorio rocoso que está sobre la costa y que separa el estuario del río Fowey de la bahía de St. Austell. Una alta torre marca exactamente este punto y desde tiempos antiguos los marineros lo utilizan para ubicarse en el mar y no equivocarse a la hora de acercarse al puerto.

Si estás en Fowey es una de las excursiones obligadas pues es el pueblo más cercano. Gribben Head mide 75 metros de alto y el Sendero de la Costa Sudoeste lo rodea en dirección a Dorset. Sobre él se alza la torre cuadrada de 26 metros de alto que se construyó en 1832 para guiar a los marineros. Está pintada de rojo y blanco, en bandas, pero como nunca tuvo luz no fue ni es un faro.

Como dije, visitarlo es una de las excursiones clásicas que se pueden hacer en esta parte de Cornualles. El camino no es muy exigente. La subida a los acantilados es gentil y hay algunos escalones que si están húmedos pueden ser resbaladizos. Este camino comienza en el estacionamiento de Polkerris, baja hacia la playa, se une al Sendero Costero y sigue por otros senderos que cruzan bosques y se encaminan rumbo a los acantilados hacia la torre.

Desde aquí se tienen unas vistas estupendas de la Bahía St. Austell, de Rame Head y en días sin nubes incluso puede ver el sur de Devon. Vale decir que la torre abre en verano, sólo los domingos. Finalmente, desde la torre puedes bajar hasta un par de calas de arena y al lago de Poldridmouth. Por aquí vivía du Maurier y está la casa que inspiró Rebeca.

Foto: vía Geograph

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top