Cliveden House, una gran mansión inglesa

cliveden

A unos 61 metros de la orilla del río Támesis, en Buckinghamshire, hay una enorme mansión inglesa llamada Cliveden House. Sus jardines miran al río y esta casa ha sido el hogar de un conde, dos duques, los vizcondes Astor e incluso el Príncipe de Gales.

Hoy está en manos del Fondo Nacional y ha sido convertida en un lujoso hotel de 5 estrellas. Su nombre significa «entre acantilados» y se refiere al valle situado al oeste de la casa. Si bien hoy la mansión es privada ciertas habitaciones se abren al público, junto con los jardines, ciertos días de la semana.

La casa que vemos alzarse en el terreno fue diseñada en 1851 para remplazar una casa anterior que se había incendiado y destruido. La mansión actual es una mezcla de estilos, el Palladian inglés y el Cinquecento Romano. El resultado es una mansión victoriana de 120 metros de largo con una terraza de 6 metros de alto  hecha con ladrillos que sabe sumar elementos arquitectónicos de la casa anterior y más antigua.

salon de cliveden

El exterior de la casa es de cemento con detalles en terracota y el techo ha sido construido para caminar por él y disfrutar de una vista circular por sobre los bosques de los alrededores. Incluso se ve a lo lejos, al sur, el Castillo de Windsor. La casa y la propiedad tienen una historia mucho mas larga pero el edificio actual es obra del famoso Charles Barry, el mismo arquitecto que construyó las Casas del Parlamento y Westminster.

Cerca hay una torre de reloj que en realidad enmascara un tanque de agua que todavía funciona y en los alrededores hay algunas cabañas y una casa de botes. A fines del siglo XIX los estadounidenses ricos habían comenzado a llegar a Inglaterra con sus millones, buscando sangre azul y mansiones que comprar, así que William Waldorf Astor, compró la mansión y después la entregó a su hijo y su esposa quienes la disfrutaron al máximo con muchas fiestas, picnics, cabalgatas y demás, Para aquella época Cliveden era un gran destino de artistas y políticos.

En 1942 los Astor entregaron la casa al Fondo Nacional pero se quedaron a vivir en ella hasta los años ’60. Sus habitaciones interiores están casi como lucían en el siglo XIX y no hay salón que no vaya a quitarte el aliento. Tu vas de turista y seguramente vives en un apartamento o una simple casa, así que que la gente haya vivido en semejantes mansiones no deja de ser de película.

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top