Ashburton, una joya en Devon

west street, en ashburton

En Devon hay muchos pueblos y uno de ellos, de los más pintorescos es Ashburton. Este pueblo fue muy importante durante la Edad Media pero después cayó en el olvido hasta que en los años ’50 su belleza, historia y tranquilidad resultaron muy atractivas para el incipiente turismo inglés de la posguerra.

En la Edad Media era un importante centro de comercio de hojalata y para 1305 era uno de los pocos pueblos que podía ocuparse de la producción de hojalata con el metal proveniente de las minas de Datrmoor.

En el siglo XVII el comercio decayó y en el siglo XIX cuando el ferrocarril no pasó por aquí el futuro parecía ser terrible pero llegaron los años ’50 y entonces el Valle Dart empezó a ser atractivo como escape de la vida urbana y todo cambió.

Hoy lo cierto es que Ashburton es un centro importante de turismo y la gente viene a andar a caballo, en canoa o a pescar. En las calles del centro hay tiendas especializadas en artículos para senderistas. muchas tiendas de antigüedades, galerías y tiendas de comida. Además, el pueblo organiza ciertos eventos regulares que datan de aquellos años medievales dedicados a la hojalata entre los que se cuenta una degustación de cerveza y el peso de pan, el tercer sábado de julio, o el carnaval, el más antiguo de Devon.

iglesia de ashburton

Por otro lado tiene también un mercado de pulgas, un centro deportivo y un museo para todo aquel que esté interesado en la historia de las minas y la producción de lana, otra de las industrias zonales. A poco de andar rumbo oeste desde Ashburton está el River Dart Adventure Centre donde puedes escalar, deslizarte o nadar en el lago, en el río o por el bosque.

Finalmente, en las calles del pueblo puedes conocer la Iglesia de St. Andrew del siglo XV con esculturas, una alta torre, un vitral y un porche normando.

Foto 1: vía Wikipedia
Foto: vía Devon Guide

Print Friendly, PDF & Email

Tags:





1 comentario

  1. Enrique dice:

    Quisiera recibir información turística de Devon y alrededotes, muchas gracias, Enrique

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top