Lugares para celebrar un picnic

picnic

En numerosas ocasiones os hemos hablado de lo mucho que les gusta a los ingleses aprovechar el buen tiempo y disfrutar en la calle de todo tipo de actividades. Hoy vamos a sugeriros una actividad que puede resultar de lo más común para ellos pero que nosotros últimamente hemos dejado de hacer con tanta asiduidad. Se trata de ir de picnic.

Y es que con las más de 240.000 hectáreas de campo que tienen en Inglaterra lugar en que organizar una comida campestre no les falta.

Si durante vuestra estancia en Inglaterra queréis sentiros como uno más haceros con una mochila (a falta de una cesta de mimbre), unos cuantos sandwiches y varios refrescos y poner rumbo a una pradera para disfrutar de una jornada al aire libre. Londres, por ejemplo, tiene gran cantidad de parques.

La isla Brownsea es un lugar tranquilo y alejado de la vida cotidiana. Además, los rumores cuentan que en la isla hay fantasmas de contrabandistas, dada la cantidad de leyendas que conforman su historia. Los jardines ornamentales de Stowe, en Buckinghamshire tienen sus orígenes en el siglo XVIII, pero hoy en día siguen estando cargados de enigma y misterio. Uno puede almorzar rodeado de los más de 40 monumentos vegetales y un paisaje salpicado de zonas verdes y estanques ornamentales.

Las bellas ruinas del castillo de Corfe, en Dorset, ofrecen un marco maravilloso para una comida campestre, donde se pueden conocer sus más de 700 turbulentos años de historia protagonizados por la guerra civil, la tortura, la traición y el encarcelamiento. La comida se puede complementar con una visita a las horripilantes mazmorras o la torre medieval del rey Juan sin Tierra.

Lanhydrock, en Cornwall, es una de las mansiones inglesas más completas y fascinantes del siglo XIX. El paisaje que rodea Lanhydrock ofrece unas vistas panorámicas maravillosas, tanto de la finca como del valle del Fowey en la lejanía. Las hectáreas de parque y bosque forman un paisaje bucólico y romántico ideal para disfrutar de una comida campestre. La abadía de Fountains y el jardín acuático de Studley, en North Yorkshire ofrece numerosos rincones en los que disfrutar de una comida campestre.

Los jardines de Wallington, en Northumberland, han ido evolucionando a lo largo de más de dos siglos, y ofrece numerosos rincones encantadores en los que colocar nuestra cesta de picnis. Lo mismo ocurre en Stourhead, ubicado a unos pasos de Bath. Y si decidís ir hasta Charlecote Park, en Warwickshire, podéis conocer la esencia de los Tudor.

Foto Vía Su-lin

Print Friendly, PDF & Email

Tags:





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top