Harrod’s, compras de lujo en Londres

Harrods

Durante años fue uno de los lugares que aparecía en todas las guías turísticas y cualquier español que iba a Londres no podía dejar la capital inglesa sin pasarse por Harrod’s. Los grandes almacenes eran considerados como algo superior y diferente a los establecimientos que tenemos en España.Para entrar por la puerta incluso había que prepararse, ya que no permitían el acceso ni de gente con cámaras de fotos al hombro, ni mochilas, ni cualquier tipo de indumentaria que pudiera desentonar con sus distinguidos clientes.

Actualmente ya no es así, más bien se han dado cuenta de que los turistas son una importante fuente de riqueza y se han transformado por completo. Tanto que actualmente tienen una planta dedicada única y exclusivamente a los souvenirs y se trata, precisamente, de la zona de todo el edificio en el que más clientes hay. Allí podéis encontrar regalos de todo tipo, desde los finos tés y chocolates a las típicas bolsas de la casa inglesa que se han hecho famosas en todo el mundo.

De una u otra forma, una visita a Harrod’s siempre es bienvenida, sea para ir de compras, para ver lujosos coches aparcados a la puerta e, incluso, para ver el peculiar estilo que tienen los ingleses a la hora de vestirse. No hay que olvidarse tampoco del histórico edificio en que se encuentra, en los números 87-135 Brompton Road de, del lujoso barrio de Knightsbridge y próximo a Hyde Park.

Harrods

Y es que, aunque la fama de Harrod’s procede, sobre todo, por su sección de ropa, lo que allí nos podemos encontrar difiere bastante de lo que utilizamos en España. Eso sí, sobre gustos no hay nada escrito y aún estamos en época de rebajas, por lo que este es un buen momento para aprovecharse de unos descuentos que son, cuantos menos, suculentos. Al margen de que nos planteáramos ponernos esos productos alguna vez resulta curiosa la sección de sombreros, modelos que posteriormente se verán, entre otros sitios, en las carreras de caballos de Ascot.

Mención especial merece también su sección de alimentación y, especialmente, su salón Ladurée, en el que tomar el té de las cinco se convierte en toda una ceremonia. Para esto es preciso estar en Londres, pero no para comprar en Harrod’s. Gracias a las nuevas tecnologías, y a su página web, uno puede comprar numerosos productos de los grandes almacenes como si estuviera allí mismo, con las comodidades que presenta hacerlo desde casa.

Foto 1 Vía Flickr

Foto 2 Vía Flickr

Print Friendly, PDF & Email

Tags:





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top