Visitar al primer ministro en Downing Street

Dowing Street

Si habéis ido a Londres o visto las fotografías de algún amigo que haya viajado a la capital inglesa seguro que habéis reconocido la instantánea en apenas unos segundos. Se trata de la valla que da acceso a la calle Downing Street, en la que vive el primer ministro británico. Y es que es uno de los lugares más visitados por los turistas, aunque también es cierto que es uno de los espacios en los que menos hay que ver.

La entrada a tan importante calle se encuentra en Whitehall Street una calle que, de por sí, es recorrida por los visitantes. Es el gran vial que une la abadía de Westminster o el Big Ben con la National Gallery. Además, el acceso a Downing Street está próximo al museo de la guardia real y las caballerizas, por lo que es prácticamente imposible no pasar por allí aunque se quiera.

Es probablemente por ello por lo que tanta gente se arremolina contra la gran verja negra. Da igual el día que sea o la hora a la que uno transite por esa zona que se encontrará con un gran grupo de personas y, además, por lo general, la mayoría de ellos son españoles. No se sabe a ciencia cierta a qué viene tanta devoción por parte nuestra parte hacia el primer ministro británico. Sobre todo si tenemos en cuenta que, probablemente, haya muy poca gente que logre verlo.

Y es que la verja negra da acceso a Downing Street, pero desde ahí no se ve siquiera un atisbo de la residencia del primer ministro. Es una calle que hace curva al poco de empezar y la casa del máximo responsable del país es el número 10, por lo que dista mucho  de poder llegar a verse desde allí. Así, los turistas se conforman con hacerse una foto junto a los muchos guardias de seguridad que vigilan la entrada y evitan que nadie pueda traspasar la verja y ponga en peligro la tranquilidad que respiran los habitantes que hay al otro lado de la verja.

Los vecinos del primer ministro son destacadas personalidades que, de por sí, ya son importantes, por lo que tampoco es que se dejen ver muy a menudo por la zona. Eso sí su entrada en Downing Street, a la que sólo se puede acceder en coche y con un permiso específico, suele generar algún que otro susto entre los presentes. La gente tiende a pensar que quien accede a la calle es el primer ministro aunque, por lo general, suelen errar.

Foto Vía Flickr

Print Friendly, PDF & Email

Tags: , ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top