El queso rodante en Gloucester

Gloucester

Estos británicos siempre tan extravagantes.

En eso estaba. Era mayo y me enteré que en Gloucester hay un pequeño pueblo donde, en esta época, la gente del lugar participa en una carrera más que rara.

Así decidí viajar en coche hasta el lugar quizás por aprovechar para conducir “dado vuelta”, es decir, lo que sería en dirección contraria y con pie cruzado, que es también una de las otras tantas cosas curiosas que uno se encuentra cuando viaja a Inglaterra.

Entonces, montado sobre las cuatro ruedas, con el pie del embrague sobre el acelerador y la mano izquierda por primera vez con la importante tarea de ser la encargada de los cambios de velocidad, emprendí camino desde Londres por la M4 hasta el cruce con la M5 en la que un giro a la derecha me arrojaría finalmente en mi insólito destino, después de unos ciento cincuenta kilómetros. En el recorrido, mientras me acostumbraba a la extraña sensación de conducir por el otro lado, bordeé las ciudades de Swindon y Bristol. Me fui habituando un poco a pensar al revés.

Una vez en Gloucester busqué la colina de nombre Coopers Hill. Este es el lugar donde vería el inusual evento. En este momento se me ocurrió que no había sido casualidad que eligiera venir hasta aquí digamos “rodando” en lugar de elegir la ruta aérea. “The Rolling Cheese” o el Queso Rodante es una carrera en la que los lugareños persiguen desaforadamente un queso de tres kilos que rueda colina abajo por ese empinadísimo y casi vertical barranco de 180 metros del Coopers Hill.

Como es de imaginar, lo más común es que esta gente, en lugar de bajar corriendo, también caiga rodando y que lo más entero que llegue sea el queso. Entonces finalmente el pobre hombre que consigue ganar la carrera, aunque semidesarticulado, con la poca entereza que le quede conservará la tradicional costumbre que originalmente les aseguraba a los lugareños el derecho de que sus obejas pastaran en esa colina. Y, además de los dolores que aparecen cuando el orgullo los deja y las fracturas, también será el dueño del queso, que es rico en calcio y bueno para los huesos.

Foto Vía: tampabay

Print Friendly, PDF & Email

Tags:





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top