Tiendas de segunda mano en Notting Hill

Tiendas de Notting Hill

En el Reino Unido tienen una tradición de compra y venta de segunda mano de la que carecemos por completo en España. Y es que al hablar aquí de algo usado ya pensamos en que está roto o desgastado, pero no tiene porque ser así. Buen ejemplo de ello son las tiendas de decoración que hay repartidas por todo Notting Hill. Para mi es, sin duda, el mejor barrio de Londres, por su alegría, colorido, estilo cosmopolita y lo bien que tratan a los llegados de fuera.

Además, y a pesar de que se hizo mundialmente conocido por la película que protagonizaron Julia Roberts y Hugh Grant no son muchos los turistas que se acercan por aquellos lares, así que no está tan masificado como otras zonas. Esto es también una ventaja a la hora de comprar, ya que en tema económico poco tienen que ver los improvisados mercadillos que se crean en el barrio con los puestos de los conocidos Portobello o Camden.

A lo largo y ancho de Notting Hill existen numerosas tiendas de decoración que, en ocasiones, tienen unas reducidas dimensiones por lo que sus propietarios han de sacar la mercancía a la acera para poder distribuirla y que sea vista por el comprador. Esto tiene un efecto inmediato sobre el paseante, ya que no necesita entrar en las establecimientos para hacerse con algunos de los objetos que se puede encontrar.

Son frecuentes las piezas de porcelana, pequeños utensilios de plata para la mesa o los más variopintos objetos de decoración. A mi me llamaron especialmente la atención algunos aparatos que ya se han convertido en reliquias. Es el caso de los grandes teléfonos, de los que traían la boquilla incrustada en el propio aparato y el auricular colgando de un cable. Lo mismo me ocurrió con las radios antiguas, propias de los años 50. Pero lo que más me sorprendió es que no son sólo objetos de decoración, sino que a día de hoy funcionan a la perfección.

El sistema de venta es muy particular ya que sobre los precios, ya de por si bastante bajos, pueden reducirse aún más si os encontráis con un tendero agradable. Yo misma vi como se llevaban un teléfono antiguo por 20 libras, todo un chollo si miramos lo que cuestan en nuestro país y que no son viejos, sino que han sido hechos en una fábrica y sin ninguna labora artesanal. Eso sí, a la hora de comprar piezas de grandes dimensiones como estas lo peor está cuando llega la hora de volver a casa, ya que no caben en la maleta y puede que se tengan que facturar de un modo especial y el transporte nos acabe costando más que la propia pieza.

Print Friendly, PDF & Email

Tags: , , , ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top