Harry Potter y Oxford

Harry Potter

Las películas de Harry Potter han sido, probablemente, en los últimos años uno de los mejores escaparates de todo el Reino Unido. Han sabido mostrar el mundo en el que transcurren las aventuras del joven mago como un espacio de ilusiones que sería prácticamente imposible de imaginar en el mundo real. Pero no es así. Lo cierto es que casi todos los edificios y paisajes que salen en las cintas existen en la realidad. Y no hace falta recorrer todo el mundo para encontrarlos, sino que basta con acercarse a Inglaterra, sobre todo Londres, y Escocia.

Eso sí, las ubicaciones están bastante dispersas en el espacio. Hoy vamos a centrarnos en las que se captaron en Oxford. Y es que, atendiendo a las imágenes de la película, podríamos decir que buena parte de los interiores de la escuela de magos más famosa de todos los tiempos se encuentran en esta ciudad universitaria. Sin duda el lugar más especial es el comedor de Hogwarts, que en realidad, no es otro que la biblioteca de uno de los colleges más famosos de la Universidad.

Es, además, uno de los pocos que pueden llegar a visitarse, ya que la mayor parte de ellos tienen limitado el acceso a sus alumnos, por lo que merece la pena pagar la entrada que no resulta, además, excesivamente cara (ronda los tres euro). Se trata del Christ Church, que prácticamente se encuentra tal cual aparece en la película. Las grandes mesas alargadas están colocadas en la misma posición, por lo que no es de extrañar que al entrar en su interior fuera como si lo hiciéramos realmente en el comedor de Hogwarts.

Harry Potter

Otro de los espacios en los que se rodó parte de las películas de Harry Potter en Oxford es la biblioteca histórica de la Universidad, uno de los edificios más antiguos y más bellos de toda la ciudad. Para acceder a su interior es preciso pagar una entrada con la que no sólo se tiene acceso al lugar en el que se grabó la cinta, sino al espacio bibliotecario. La Divinity School se transformó en varias secuencias del mago. Por un lado sirvió de enfermería, en la primera película. Después se convertiría en la improvisada sala de baile en la que practicaban Ron y Mc Gonagall.

Las mágicas escaleras y los pasillos de piedra de Hogwarts se encuentran en diversos edificios históricos de Oxford con los que os podéis encontrar dando un paseo por la zona histórica de la ciudad. Y es que, al margen de los muchos encantos que la ciudad universitaria ofrece al visitante, los seguidores del joven mago cuentan con un especial aliciente para visitarla. Esto la convierte, además, en un destino ideal para disfrutar con los más pequeños de la casa siguiendo los pasos de Harry Potter.

Foto 1 Vía Flickr

Print Friendly, PDF & Email

Tags: , ,





1 comentario

  1. raquel dice:

    no me lo puedo creer
    QUIERO IR A LONDRES !!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top