Royal Pavilion, lujo asiático en el sur de Inglaterra

Royal Pavilion

En 1783, el por entonces príncipe regente George IV se instaló en Brighton, preciosa ciudad costera al sur de Inglaterra en East Sussex, por consejo de su médico para superar sus ataques de gota. Este rey, jugador, pendenciero y mujeriego, decidió alejarse de las críticas de la corte y el Parlamento y construirse un oasis de lujo a su medida.

Así comenzó en 1786 el rediseño de su Pavilion, que fue en origen una casa solariega con la arquitectura típica de la zona de Old Steine. También compró el terreno que rodeaba la casa donde creó unos jardines con plantas exóticas, erradicando la vegetación autóctona. En 1803 construyó una escuela de equitación y establos al estilo Indio, diseñados por William Porden.

La casa sufrió una primera reforma de la mano del arquitecto Henry Holland que a finales del siglo XVIII la convirtió en una mansión neoclásica siguiendo los preceptos del estilo imperante.
Pero su aspecto actual se debe a John Nash, arquitecto oficial del reino durante las primeras décadas del siglo XIX, que trabajó en él Pavilion entre 1815 y 1823. Su transformación fue totalmente radical y supone un giro hacia la fantasía dentro del estilo neoclásico-romántico, de moda en la primera mitad del siglo XIX.

Contemplándolo desde el exterior parece cinco Taj-mahales unidos. La construcción es muy simétrica, con un domo central más elevado, dos pares de cúpulas a ambos lados flanqueándolo y dos pináculos tipo pagoda cerrando los extremos del conjunto.

El edificio -de evidente aspecto oriental- fue construido con ladrillo amarillo y conjuga elementos heterodoxos provenientes del estilo chino, hindú, bizantino y sarraceno, junto a símbolos de cosecha propia de Nash como las maravillosas palmeras de hierro y cobre que hacen las veces de pilares de cargas en la espaciosísima cocina que encantó al príncipe, obsesionado con tener espacio para preparar suntuosas banquetes.

Su sorprendente, exótico y ampuloso interior es obra de Frederick Crace y Robert Jones, con elementos chinos, indios y mongoles, muy de moda en la época por la influencia estética proveniente de las colonias británicas de Asía y el Índico. Como se puede constatar en el salón de banquetes, donde hay una mesa para 24 comensales y sobre ella una bóveda con un enorme dragón de inspiración china sujetando una espectacular lámpara de cristal. El papel de la pared del salón es de inspiración india, aunque en la estancia se pueden encontrar figuras chinas o japonesas.

La sala de música es una espectacular estancia decorada con pan de oro, con lámparas de vidrio de colores en forma de flores de loto y donde 70 instrumentos estaban a disposición de los invitados del príncipe que quisieran tocarlos.

Royal Pavilion

La zona de dormitorios se organizaba en pequeños apartamentos individuales con baño, dormitorio, antecámara (un vestidor) y biblioteca o estudio. Destaca el apartamento del rey, los Yellow Bows, estancias destinadas a los Duques de York y Clarence, y el apartamento de la reina Victoria, con una espectacular cama de doseles en verde y dorado y papel de pared con pájaros y flores exóticas sobre fondo amarillo.

Este palacio de «Las mil y una noches» fue el lugar de encuentros románticos de George IV con su Sharezade: Anna Maria Fitzherbert, su esposa católica con la que contrajo un matrimonio ilícito y secreto en 1785. Cuando él se casó oficialmente con Carolina Brunswick en 1795, Anna Maria se mudó a una pequeña casa cercana al Pavilion. Tras el fallecimiento de George en 1830, William IV también residió en el Royal Pavilion cuando estaba en Brighton. Pero en 1845 durante el reinado de Victoria I, el gobierno decidió poner en venta el Pavilion y la ciudad de Brighton lo adquirió con sus jardines por 53.000 libras en 1850.

Imbuido en el paisaje urbano de Brighton, el Royal Pavilion parece una gran perla en un campo de margaritas. La entrada cuesta 10 € y puedes tener audio-guías en español, inglés, francés, italiano, alemán, chino mandarín y cantonés.

Fotos Vía: Follies of European

Print Friendly, PDF & Email

Tags:





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top