La Abadía de Hailes en Gloucestershire

Abadía Hailes

La Abadía de Hailes, en su momento un importante centro de peregrinación, es hoy una preciosa ruina romántica. Se sienta a la sombra de las Cotswolds, y es una de las principales atracciones de la región de Gloucestershire. Fue fundada alrededor de 1246, una de las últimas que disolvió Enrique VIII, allá por 1539.

Durante sus 300 años de historia, la Abadía de Hailes fue un importante centro de peregrinación. En ella se hallaba un vial en el que creían guardarse las gotas de sangre de Cristo. Miles de fieles devotos viajaron hasta aquí para ver las sagradas reliquias, que se exhibían en un santuario construido junto a la iglesia principal. A la hora de su disolución, la de Hailes era una de las doce abadías cistercienses más ricas de toda Inglaterra.

Hailes fue construida por Ricardo, Duque de Cornualles, hermano del rey Enrique III. En 1242 se encontraba en un barco, a punto de naufragar por culpa de una tormenta. Hizo la promesa de que, si sobrevivía, construiría un monasterio. Ricardo escapó de la tormenta, y fue hasta Hailes para cumplir con su promesa. Invitó a la orden del Cister a establecer allí su residencia, lo que hicieron en 1246.

Los cistercienses preferían vivir en lugares aislados, por lo que Hailes representaba un problema, al estar en medio del pueblo. La solución fue trasladar a los vecinos a otra zona. Curiosamente, su iglesia parroquial, construida antes que la abadía, aún permanece en pie y la Abadía de Hailes no.

Los monjes, alrededor de unos 20, procedían de Beaulieu, en Hampshire. A pesar de su tamaño y de las riquezas del monasterio, jamás tuvo mucho más monjes. Cuando se disolvió, sólo vivían en ella 21 monjes más el abad. La abadía fue consagrada en 1251, en lo que tuvo que ser una ceremonia espectacular, con el Conde Ricardo y su hermano el rey Enrique presentes, más una gran cantidad de obispos.

En 1270 la Abadía de Hailes se transformó de un tranquilo monasterio a un centro de peregrinación religiosa. Edmundo, hijo del fundador, el Duque Ricardo, llegó con una importante reliquia. Era un vial en el que se creía que estaba la sangre de Cristo, tomada de su cuerpo cuando estaba en la cruz. Las reliquias de los santos eran muy populares en la Edad Media, aunque su procedencia era dudosa. Éstas, sin embargo, fueron autentificadas por el Patriarca de Jerusalén.

Durante los 260 años siguientes, miles de peregrinos visitaron la abadía. Esto llevó al monasterio a convertirse en uno de los más prósperos del país. En 1538, Enrique VIII intentó disolver los monasterios y romper el poder de la iglesia. Los monjes fueron acusados de llenar el vial con la sangre de un pato, y no con la de Cristo. La investigación llegó a una conclusión distinta: no era sangre de pato, sino miel.

La reliquia sagrada, venerada por generaciones de peregrinos, acabó siendo arrojada a una hoguera en Londres.

Las ruinas de la abadía son tesoro nacional inglés desde 1937. Gran parte del monasterio está derruido, e incluso la mansión medieval que se construyó sobre sus ruinas ha desaparecido. Algunos tramos de los arcos del claustro se mantienen, pero la iglesia de la abadía se reduce al nivel del suelo. Los cimientos de piedra del altar y el santuario de la Santa Sangre aparecen cubiertos de hierba.

El lugar cuenta con aparcamiento gratuito, servicios y una tienda, en donde se venden bocadillos, comidas calientes y bebidas. Hay un pequeño museo detrás de la tienda, con una exposición de los objetos encontrados en el lugar. La Abadía Hailes es un lugar tranquilo, una ruina romántica. Carece de la grandeza de otros sitios monásticos, pero es un paraíso de tranquilidad en el condado de Gloucestershire.

Print Friendly, PDF & Email

Tags: , ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top