Peterborough pierde a Benson, referente turistico

Pez Benson

A simple vista, tras leer el titular, uno podría pensar que una emblemática escultura se ha venido abajo o un edificio, pero no es así. Benson se convirtió en los últimos años en uno de los mayores atractivos del lago Bluebell, ubicado en Peterborough; un recurso turístico que respiraba.

Y es que era una carpa, de un tamaño descomunal. Pescadores llegados de todas las partes del mundo acudían al condado de Cambridgeshire para pescar, y después devolver al agua a Benson. Hacerse una foto con él y su abultado vientre era la instantánea más solicitada por quienes acudían a la zona. Al menos así era hasta la semana pasada, cuando murió el popular pez, que ya había sido capturado en unas sesenta ocasiones.

Esta cantidad de capturas suponen todo un récord, al igual que su peso, ya que llegó a alcanzar los treinta kilos; y eso a pesar de que cuando llegó al lago británico, en 1995, apenas llegaba a la decena de kilogramos. Puede ser que debido a este grandioso peso Benson nunca fue capturado por una mujer, a pesar de ser muchas las que lo intentaron.

De récord también es el tiempo que una carpa puede vivir, ya que puede superar el medio siglo, si no es cogida por un pescador. Sin embargo Benson no llegó siquiera a la mitad, lo que ha hecho que surjan numerosas sospechas entorno a su muerte, lo que ya ha contribuido a acrecentar su leyenda.

El cadáver de Benson apareció flotando boca arriba, pero aún no se conocen cuales pueden haber sido las causas de su fallecimiento. Los vecinos de Peterborough, un pueblo ideal para ir de excursión desde Londres, ya que se encuentra a algo menos de 200 kilómetros hacia el norte, han congelado su cuerpo a la espera de que se le practique una autopsia que permita determinar las razones de su fatal desenlace.

En las inmediaciones del lago se han encontrado varios frutos secos, por lo que se cree que podría haberse alimentado con esto a Benson. Se da la circunstancia de que las carpas son alérgicas a estos frutos, por lo que un descuido, por parte de uno de los muchos curiosos que acuden al lago al cabo del año, pudo haber acabado con la vida del popular vecino del condado.

Una vez concluya la investigación que se ha iniciado a raíz del fallecimiento de la carpa de Peterborough es de esperar que los vecinos del lugar rindan algún tipo de homenaje a su pez más ilustre e ideen un método para que pueda permanecer, para siempre, cerca del lago. Hasta entonces es muy recomendable una visita a esta localidad, que resguarda parte de la historia del Reino Unido, ya que su catedral alberga la tumba de Catalina de Aragón.

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top