La Iglesia de Saint Giles en Cheadle

 Saint Giles en Cheadle

Cheadle, en el condado de Staffordshire, es una ciudad conocida en Inglaterra sobre todo por su famosa iglesia católica de Saint Giles, a la que se conoce cariñosamente como Pugin’s Gem. La iglesia recibe este nombre en honor de su arquitecto, Augustus Welby Northmore Pugin, quien también trabajó en la construcción de las Casas del Parlamento de Westminster.

Pugin construyó la Iglesia de Saint Giles en el siglo XVI, por encargo del Conde Shrewsbury, que vivía cerca de Alton Towers, hoy en día el parque temático más grande de Gran Bretaña. Se le pidió que construyera una iglesia que no tuviera rival en el mundo. Eso es lo que se dice en los folletos turísticos de Cheadle, y a buen seguro que, viéndola, Pugin lo intentó.

La iglesia comenzó a construirse en 1840, y no se concluyó hasta 1846. Cuentan las leyendas de la ciudad, que las arcas del Conde de Shrewsbury disminuyeron casi tanto como la salud del propio Pugin.

La apertura y la bendición de Sain Giles tuvo lugar el 31 de agosto de 1846. Una solemne misa se celebró al día siguiente, oficiada por ocho diáconos, 53 sacerdotes, 13 obispos y dos arzobispos.

Interior de Saint Giles

Pubin falleció sólo seis años después de la construcción de la iglesia, a la edad de 40 años. Cuentan los periódicos antiguos locales que sus últimas palabras fueron: «Muero joven, pero con el consuelo de ver mi joya en pie».

El hermoso interior de Saint Giles es un lugar de culto para unas 500 personas que asisten aquí a misa cada semana. Está abierta a diario para permitirnos a los turistas disfrutar de uno de los grandes patrimonios de la ciudad, la joya de Pugin. La aguja de su torre está a más de 60 metros de altura, y desde ella pueden verse el resto de edificios de Cheadle. En las puertas de la iglesia, de madera de robles y pintadas en rojo, aparece el escudo de armas del Conde de Shrewsbury.

Para visitar en el pueblo nos quedamos con el antiguo Mercado de la Cruz, en High Street, justo en la cima de una colina que lleva a Saint Giles. Hay una serie de tiendas de té en la calle, donde se pueden tomar refrescos, en una plaza que ha cambiado muy poco con respecto a la que pudo ver a diario nuestro querido arquitecto Pugin.

La ciudad es el escenario de un mercado al aire libre todos los martes, viernes y sábado. Tampoco hay que perderse el Parque Temático de Alton Towers, que se halla a sólo quince minutos.

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top