El cementerio victoriano de Nunnhead

Aunque usualmente no consideramos un paseo caminar entre lápidas y cruces, estando de vacaciones hay muchos cementerios famosos y antiguos que podemos visitar con mejor ánimo del que tendríamos si se tratara del cementerio de nuestra ciudad. Hay muchos, el cementerio de la Recoleta en Buenos Aires, el de París y si se trata de cementerios victorianos pues aquí en Inglaterra no debemos perdernos el de Nunhead.

El cementerio de Nunhead es uno de los siete campos santos que rodean la ciudad de Londres y fue consagrado en 1840. Originalmente se lo conocía con el nombre de Cementerio de Todos los Santos y aunque es el menos famoso del «grupo de los siete» es un sitio con monumentos maravillosos, tumbas de grandes personalidades inglesas y una hermosa, pero hermosa, avenida de altos tilos entre cuyas copas siempre pueden verse una alegre variedad de pajaritos y mariposas.

Está ubicado 4 millas al sur del centro de Londres y ocupa 52 acres teniendo su punto más alto sobre el nivel del mar a 200 pies, así que desde aquí se tienen unas vistas panorámicas estupendas de la ciudad y la Catedral de St.Paul.  Lamentablemente el cementerio fue bombardeado durante la Segunda Guerra Mundial y  muchas de sus esculturas funerarias fueron dañadas y obligadas a demolerse.

La portería, una monumental entrada, fue diseñada por James Bunning y es el punto de encuentro de una visita guiada que imparte la Asociación Amigos el Cementerio Nunnhead todos los últimos domingos del mes que parte a su vez desde la el bosquecillo de tilos del que os hable antes.

En la parte central del cementerio hay una capilla sin techo pero que aún conserva las paredes de pie y a su alrededor veremos las tumbas de varias personalidades de Inglaterra como Charles Abbot, George John Bennett (un actor shakesperiano) y varios músicos.

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top