Saint Albans, mítica ciudad romana de Inglaterra

Catedral de Saint Albans

De un pequeño asentamiento romano, la ciudad de Saint Albans, en Hertfordshire, pasó a convertirse en la más importante ciudad romana de Inglaterra. Fue conocida como Verulamium, hasta que un soldado romano fue muerto aquí por dar refugio a un sacerdote cristiano. El soldado se llamaba Alban, y pasó a convertirse en el primer mártir cristiano inglés.

Cuando los romanos abandonaron la ciudad, fue ocupada por los sajones. Entonces se descubrió que, en el lugar en el que fue ejecutado el soldado, se había construido un santuario. Más tarde se construyó una abadía en el siglo VIII, y se dedicó a Saint Alban. A principios del siglo XI se fue forjando una ciudad alrededor de la abadía, ciudad que tomó el nombre de Saint Albans.

Un rasgo dominante de la ciudad es su rico patrimonio en edificios históricos. Casi todos los edificios de alrededor de la abadía fueron destruidos a partir de 1539, quedando sólo en pie su iglesia y la puerta de entrada. La torre normanda de ladrillo rojo, construida con materiales tomados de Verulamium, sigue siendo una de las grandes vistas de la ciudad de Saint Albans.

La Catedral de Saint Albans fue nombrada como tal en 1877. La Capilla de la Virgen, a su lado, se construyó en el siglo XIV, y la torre en el XV, desde la cual los monjes vigilaban la ermita. La catedral tiene otros muchos tesoros, sobre todo sus estatuas interiores y ese silencio tan místico que se respira en su interior.

En el cruce de French Row y High Street se puede ver la torre del siglo XV, construida de todas formas como campanario en 1335. Más tarde se le añadió un reloj, por lo que hoy en día se la conoce como la Torre del Reloj. Uno de los lugares más agradables de visitar en Saint Albans es la pintoresca calle de Fishpond. La calle está rodeada de una deliciosa mezcla de casas, algunas de ellas con fachadas georgianas.

A lo largo del río se sitúa una de las tabernas más antiguas de Inglaterra. Algunos documentos prueban que ya existía un bar aquí en el año 795. Uno de sus más ilustres visitantes fue Oliver Cromwell, quien pasó una noche aquí, insistiendo en que sus caballos durmieran en la propia posada.

En Saint Albans hay interesantes museos recordando la época de los romanos y otros momentos de la historia, así como una gran selección de restaurantes, teatros, cines y hoteles para todos los gustos. También se pueden hacer maravillosos paseos por el río, todo con tal de pasar un maravilloso fin de semana

Print Friendly, PDF & Email

Tags: , ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top