Derby, la ciudad del señorío inglés

Catedral de Derby

Derby es la ciudad más grande del condado de Derbyshire, y la principal. Está realmente cargada de historia con sus raíces que datan de la época romana. Los legionarios romanos plantaron muy cerca de aquí, a orillas del Derwent, su campamento base. Aún así, la ciudad fue fundada por los daneses. En el 1086 la ciudad contaba con unos 2000 habitantes, prosperando poco a poco hasta la Revolución Industrial.

Con la revolución industrial llegó el ferrocarril de Midland, una de las grandes obras en Derby, hecho que trajo a la ciudad a muchas personas para vivir y trabajar. Gran parte del patrimonio industrial de Derby se puede contemplar en su fábrica de seda de 1717, considerada una de las primeras en crearse en el mundo. El Molino del Museo de la Seda se halla en Skill Lane, cerca de la Catedral.

La Catedral de Derby se distingue por su maravillosa torre de casi 60 metros, adornada con cuatro pináculos. Es sin duda el edificio más impresionante de la ciudad, y su historia se remonta al siglo X, aunque la torre se construyó durante el reinado de Enrique VIII, siendo la segunda iglesia más alta de Inglaterra. La Iglesia se consagró a Todos los Santos, y no fue elevada al rango de catedral hasta 1927.

Fue reconstruida durante el siglo XVIII, conservándose muchos tesoros de la iglesia original, entre los que se incluyen las tumbas y monumentos a Bess Hardwick, condesa de Schrewsbury. El mayor tesoro de la catedral se puede ver en su hermosa reja de hierro forjado, obra de Robert Bakewell. Las puertas de entrada a la catedral son obra del propio Bakewell, y se colocaron en el templo en 1958.

Kedleston Hall

Kedleston Hall es otro de los tesoros de Derby. Fue el hogar de la familia Curzon durante 900 años, obra maestra del artista Robert Adams. Destaca su arco del triunfo en la parte sur y su gran cúpula. Las habitaciones están decoradas con grandes pinturas.

De allí podemos dirigirnos al Castillo de Elvaston, construido por James Wyatt en 1800 para el conde de Harrington. Hoy en día sirve como maravilloso telón de fondo de una de las grandes atracciones de la ciudad, el Elvaston Castle Country Park. Este maravilloso paisaje se creó en el siglo XIX, aunque en 1970 los jardines estaban un poco descuidados.

Hoy en día se ha vuelto a recuperar con jardines de rosas, jardines al estilo italiano y lagos. Es rico en fauna silvestre y fue uno de los primeros parques públicos que abrieron sus puertas en Gran Bretaña, allá por 1840. En el centro de la ciudad se halla la histórica Iglesia de San Pedro, que tiene sus orígenes en la época normanda.

Acercaros también a la Iglesia de Santa María, lugar de culto católico durante los últimos 800 años. Destca su magnífica torre de casi 40 metros de altura, construida en 1838, y rematada por una magnífica estatua de la Virgen. Preciosa es a su vez la Capilla de Santa María, en el Puente de Santa María sobre el río Derwent. Data del siglo XIV y es una de las pocas capillas que quedan en pie sobre el puente de un río.

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top