Bahía de Porlock, un retiro de silencio y gaviotas

Bah�a de Porlock

La hermosa Bahía de Porlock, en el condado de Somerset, está protegida por altos páramos y montañas densamente arboladas. En el siglo XI, cuando aún el mar estaba mucho más atrás de lo que está hoy, el pueblo de Porlock era un puerto, y en el XVII, en lo que se conocía como Porlock Weir, el extremo occidental de la bahía, fue también un animado puerto de buques costeros, transportando mercancías y personas entre Inglaterra y Gales.

En aquellos días esta zona era un área perfecta para los amantes de la botánica. Eso es debido a que no encontraremos un clima más suave que el de Porlock. La abundancia y riquísima variedad de la naturaleza del lugar convierten este rincón en un verdadero enclave para los amantes de lo verde.

Además, Porlock es un santuario para la invernada de aves. La playa a menudo es un lugar increíble, en el que se concentran las gaviotas en busca de alimento. En otoño y en invierno tienen lugar las migraciones de las zancudas, que son atraídas por los cañaverales, donde pasan la temporada.

Las estrechas callejuelas blancas de Porlock están preciosamente decoradas con setos detrás de los jardines, que en primavera brillan con el rojo vibrante de los narcisos y los tulipanes. Es un lugar encantador que debéis recorrer a pie, tomando todo el tiempo que haga falta. Hay una gran cantidad de paseos románticos a través de los pequeños pueblos de los alrededores.

Una de estas rutas fascinantes es la que nos lleva a través de Porlock Weir, por zonas densamente boscosas, alcanzando de nuevo el mar en The Edge, donde se halla la iglesia de Saint Culbone. Se dice que esta iglesia es la más pequeña de la época medieval de Inglaterra, ya que apenas mide 10 metros de largo. La iglesia se remonta al siglo XIII.

Hoy en día el Puerto de Porlock está lleno de embarcaciones de recreo y barcos de pesca, que durante la marea baja, se asientan como dormidos en la orilla del mar, una preciosa postal inglesa. La bahía tiene un aspecto mágico, con su calma, su belleza paisajística, un lugar perfecto para disfrutar de la playa y la soledad, con el gracejo de las gaviotas cortando en tiras de azul el cielo.

Print Friendly, PDF & Email

Tags:





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top