Ironbridge, cuna de la Revolución Industrial

Ironbridge

Parece improbable pensar que una pequeña ciudad rural de Schropshire fuera el escenario de la cuna de la Revolución Industrial. Sin embargo, Ironbridge, a unos siete kilómetros de Telford, en el río Severn, posee una impresionante historia que agranda su pequeño tamaño y nos acerca a su remota ubicación.

En el siglo XVIII se descubrió que el condado de Scropshire tenía gran abundancia en carbón. Con este aparente inagotable suministro de energía, la industria se trasladó hasta aquí. En 1709 Abraham Darby fundó la fundición de hierro de Coalbrookdale, con lo que así se reconoció la importancia que tuvo esta zona en el resurgir de la Revolución Industrial. Darby inició importantes innovaciones que dio lugar a la producción de un hierro de mucha mayor calidad, y de una manera mucho más rápida.

En aquellos tiempos no había un puente sobre el río Severn cerca de la fundición, y el transporte de mercancías y de personas en ferry cada vez se hacía más peligroso debido a las inundaciones de invierno. En 1776 el rey Jorge III aprobó una ley para construir un puente sobre el río cerca de Coalbrookdale, a dos kilómetros de la fundición.

El puente de hierro, o Iron Bridge, fue diseñado por el arquitecto Thomas Pritchard y construido por Abraham Darby III, utilizándose por supuesto el hierro de Coalbrookdale. Fue el primer puente en el mundo que se construyó con el hierro de aquella fundición, y su imagen se ha convertido en uno de los símbolos de la Revolución Industrial.

Vista de Ironbridge

Una vez que fue construido el puente, comenzó a crecer a su lado una pequeña ciudad, surgiendo así Ironbridge. Hoy en día Ironbridge, Coalbrookdale y la vecina Coalport son Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El puente sigue ahí, con su elegante arco tal como se construyó hace 225 años. En el extremo sur del puente hay una pequeña exposición en la que se detalla su historia y su construcción.

Un buen lugar para empezar la visita a la zona es hacerlo al Museo de la Quebrada, a sólo quince minutos a pie del puente. Aunque claro, el camino se puede hacer más largo si nos detenemos a comprar unos helados en las tiendas de Ironbridge.

Aunque Coalbrookdale suele ser aún una ciudad industrial, podemos visitar en ella el Museo del Hierro, para contemplar los hornos con los que se trabaja este material, tanto los de hoy en día como los de hace más de 200 años. Para los niños, acercaros al Centro Engenuity, con sus máquinas de hierro.

A un par de kilómetros de distancia se sitúa el Museo de Porcelana China de Coalport. Hay un servicio de tren lanzadera que enlaza todos los museos los fines de semana, y que también se dirige a la estación de tren más cercana, la de Telford. Los billetes suelen costar 3 libras para los adultos y 1,50 para los niños.

Cuando nos hemos culturizado lo suficiente, hay un gran parque al lado del río ideal para una tarde picnic. Al otro lado veréis las enormes torres de refrigeración de la central eléctrica de Ironbridge, actualmente cerrada.

Ironbridge y Coalbrookdale están sumergidas en el pasado. Un paseo por ellas será volver a vivir aquellos años tan determinantes para la industria y la historia. Merece la pena acercarnos a contemplar lo que os decimos.

Print Friendly, PDF & Email





1 comentario

  1. ¡Genial! Contundentes motivos. Manten este liston es un articulo fantastico. Tengo que leer màs posts como este.

    Saludos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top