Woodstock, ciudad natal de Winston Churchill

Palacio de Blenheim

La ciudad de Woodstock estará para siempre vinculada con el gran Palacio de Blenheim y con Winston Churchill, ya que fue aquí, precisamente, donde nació este gran político y primer ministro inglés. El palacio fue construido por sir John Vanbrugh en estilo barroco. Tiene dos pisos y está organizado en tres cuerpos que rodean un enorme patio.

Se comenzó a construir en 1705, concluyéndose sus obras en 1722. Henry Wise, el jardinero de la reina Ana, fue el responsable principal de diseñar los jardines de este majestuoso palacio en el siglo XVIII. Estos jardines son un magnífico lugar, inspirados fundamentalmente en los jardines que se pueden ver en el Palacio de Versalles de París.

Woodstock tiene una larga e ilustre historia, muy cercana a la realeza, ya que se cree que, antes de la conquista normanda, los reyes ingleses vivían aquí. Además, tiene un particular encanto, sobre todo gracias a sus edificios barrocos del siglo XVIII. Tiene por otro lado un fascinante mercado medieval y un centro histórico muy interesante.

En Woodstock se halla la casa del famoso poeta medieval Chaucer, mientras que el Ayuntamiento es un precioso edificio del siglo XVIII. Pero como os decíamos, el turismo se congrega fundamentalmente en el Palacio de Blenheim. La decoración interior de este palacio es majestuosa. De ella se encargaron los mejores artesanos y artistas de la época.

De ese interior os recomendamos visitar sin duda la sala de sir James Thornhill y Louis Laguerre, magníficamente decorada, sobre todo sus paredes y sus techos. Dentro del palacio se sitúa la enorme capilla, construida por Michel Rysbrack, en la cual se halla la tumba del primer duque de la ciudad.

Otro de los lugares que no sólo los turistas visita, sino que también es signo de veneración por parte de los ingleses, es la tumba de Winston Churchill en el cementerio de Bladon, a un kilómetro y medio de la ciudad.

Woodstock, al borde de las Cotswolds, es uno de los tesoros ocultos de Inglaterra. Una ciudad muy pintoresca, con sus casas tradicionales y sus tabernas inglesas, todas ellas envueltas en una atmósfera muy serena y moderna. El río Dorn y el Evenlode hacen de los alrededores de la ciudad un paisaje muy exuberante e idílico. Un lugar para visitar al menos una vez en la vida

Print Friendly, PDF & Email





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top