Las iglesias más interesantes de Londres

Iglesia de San Esteban en Londres

La mayoría de las personas que van a visitar Londres lo hacen con la idea de encontrarse una ciudad que es un gran centro financiero y comercial. Pero, entre la ingente amalgama de edificios modernos, Londres tiene una sorprendente riqueza de bellísimas iglesias.

El gran incendio de 1666 destruyó casi todas las iglesias de la ciudad, en especial la antigua catedral de San Pablo. Pero, tras el desastre, llegó una gran reconstrucción, a manos de Sir Christopher Wren, quien decoró la ciudad con unas iglesias barrocas bellísimas, casi todas ellas abiertas a los turistas y dignas de incluirse en cualquier ruta dentro de los viajes a Londres.

San Esteban, justo detrás de la Mansion House, es una de las obras maestras de aquella gran reconstrucción. La enorme cúpula central, su nave, y la iluminación que viene desde todos los rincones de la misma, crean un espacio interior tremendamente luminoso. La cúpula es de yeso, nada de mampostería, de manera que se proyecta en ella la luz. Christopher Wren quiso que esta iglesia se convirtiera en una miniatura de la antigua catedral de San Pablo.

Si San Esteban muestra su lado clásico, Santa María Aldermary, cerca de la estación de metro de Mansion House, muestra un aspecto muy diferente. Aquí Wren trabajó más el estilo gótico y creó una versión de lo que fue la iglesia medieval. La particularidad de esta iglesia es que, si se mira bien, el coro aparece desequilibrado, no por culpa del arquitecto, sino porque la calle exterior es así.

Saint Brides, en Fleet Street, sigue siendo conocida como la iglesia de los periodistas, desde los días en los que en esta calle era donde se solían vender la mayoría de los periódicos de la ciudad. En los planos anteriores al incendio, se puede ver que esta zona estaba dominada por una gran cantidad de agujas de iglesias, por lo que, uno de los aspectos más bonitos de esta iglesia, es su espadaña.

Santa Ana y Santa Inés, cerca de San Pablo, muestran otro aspecto del versátil Wren. Está construida en ladrillo, no en piedra, y es relativamente sencilla. Forma una cruz griega y en ella se suelen celebrar muchos conciertos.

Los amantes de lo pintoresco os sentiréis especialmente atraídos por la Iglesia de Santa María de la Colina, en una calle adoquinada frente a Eastcheap. Tiene una preciosa cúpula, restaurada tras un gran incendio, en 1980.

Wren trabajó demasiado, reconstruyendo una decena de iglesias, antes de terminar la de San Pablo. Pero hay una iglesia barroca que no es de él, la de Santa María de Woolnoth, obra de Nicholas Hawksmoor. Sus torres gemelas denotan poder, y en el interior encontraremos una elegante cúpula con un efecto barroco realmente sorprendente.

Como iglesias de estilo medieval destacamos la de San Olave, en Hart Street, cerca de la estación de Fenchurch Street. Dedicada al santo rey Olaf de Noruega, su monumento más intrigante es la puerta de la iglesia, decorada con calaveras sonrientes, inmortalizadas por Charles Dickens como la puerta a la horrible Santa Sombra.

Todas estas iglesias nos proporcionarán un día de paseo excelente por la ciudad. Pero, a diferencia de la mayoría de las grandes iglesias, muchas de ellas sólo abren los días entre semana, así que no vayáis en domingo, porque no están abiertas…

Print Friendly, PDF & Email

Tags: , ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top