Woolpit, la ciudad de los niños verdes

La Iglesia de Santa Mará en Woolpit

Woolpit es un agradable pueblo medieval en el que se distribuyen una gran variedad de casas de campo muy atractivas. Es un pueblo especialmente interesante por sus productos de madera. También destaca por sus preciosos edificios, muy característicos del condado de Suffolk en el que se encuentra.

El nombre del pueblo no deriva de la palabra lana, que en inglés significa wool, sino posiblemente de la palabra wolf, que significa lobo, ya que aquí era un lugar en el que precisamente se cazaban estos animales. Pero, para conocer un poco más de la ciudad, lo mejor sería dirigirnos al pequeño museo de Woolpit, en el centro del pueblo, para aprender mucho más de su historia.

La iglesia del pueblo, la de Santa María, es un lugar histórico y muy espiritual. De origen normando, tiene una magnífica parte superior, adornada con esculturas de ángeles. Tiene un gran claustro del siglo XIV y una torre, cuya aguja es un añadido del siglo XIX, que se puede contemplar desde cualquier parte de la ciudad.

Una característica interesante del pueblo es la conocida aquí como la Lady’s Well, en cuyas aguas se creía encontrar en el siglo XIV el remedio a cualquier enfermedad. Esta creencia se ha extendido, aunque estudios más recientes han llegado a la conclusión de que las aguas tienen un gran contenido en azufre, de ahí sus facultades curativas.

Woolpit tiene la suerte de tener dos alojamientos muy interesantes. Uno, el Swan Inn, en el centro de la ciudad, se remonta al siglo XIV, aunque los primeros escritos que se tiene de él datan de 1625. La historia que tiene es fascinante, incluída aquella en la que sirvió de caballerizas para los franceses. A pesar de los períodos de guerra, la posada se ha mantenido en su aspecto original, con su atractiva fachada de ladrilllo rojo de 1826. El otro alojamiento es Bull Inn. Tiene un excelente servicio de cervezas, vinos y unas comidas deliciosas.

Woolpit es famosa por la leyenda de los Green Children. Cuenta la historia que en el siglo XII descubrieron en un agujero de los alrededores a un niño y una niña. Ambos niños eran de color verde y no reconocían la lengua inglesa. Se cree que el muchacho murió poco después de su descubrimiento, pero la niña creció en el pueblo y más tarde contrajo matrimonio con un hombre de King’s Lynn. Esta encantadora historia ha sido llevada incluso a la televisión inglesa, y hoy en día son los símbolos de la ciudad.

Con tanto interés y tanta belleza no es sorprendente que Woolpit haya atraído siempre a numerosos artistas, que han retratado en sus paisajes los alrededores del pueblo. Woolpit es un lugar tranquilo para la estancia de cualquiera que desee descubrir los paisajes del condado de Suffolk.

Print Friendly, PDF & Email

Tags:





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top