New Forest, paraíso forestal en Southampton

New Forest

Una vez, hace siglos, el New Forest era sólo un lugar de esparcimiento del rey, la reina y la nobleza. Para ello lo creó en el año 1079 Guillermo el Conquistador en un antiguo territorio de caza. Hoy en día este bosque es un lugar para el disfrute de todos los visitantes que vienen de cualquier parte del mundo con el fin de explorarlo, conscientes de que fue aquí donde el rey Enrique VIII y su corte gozaban de sus días de descanso.

El New Forest se encuentra en una gran superficie de tierra en las fronteras de Wiltshire y Southampton,  a orillas del Solent. Dentro de estos límites se hallan unos ríos maravillosos, bosques de brezales, antiguas aldeas pintorescas y casas con jardines llenos de flores. Iglesias antiguas dominan el paisaje, mientras que la ribera del Solent es utilizada para la pesca artesanal. En el interior del bosque, los brezales proporcionan unas ricas tierras para el pastoreo y el cuidado de los ponis salvajes, que se pueden ver en cualquier parte del bosque.

De las muchas zonas hermosas que tiene el bosque, nos quedamos con el pintoresco pueblo de Fritham, fundado en 1871. A su alrededor hay un precioso estanque, y es un buen lugar para el avistamiento de aves. Un paseo por la población o sus alrededores es la mejor terapia para una tarde en la que queramos ser deslumbrados por los paisajes que nos rodean.

A diferencia de los ponis, que disfrutan de la presencia de los turistas, los gamos son tímidas criaturas a las que les gusta mantener una cierta distancia. Sólo podrán ser vistos en silencio, cuando vayan en busca de alimento. El mejor lugar para ver gamos y ciervos es en el santuario de Bolderwood, cerca de Lyndhurst. Además, en Lyndhurst se encuentra el Museo de New Forest, que narra la historia de los bosques y la historia de la población que durante siglos vivió aquí para ganarse la vida.

Beaulieu

Las nutrias podemos verlas a veces cerca de las vías navegables, y sólo de vez en cuando se pueden ver búhos descansando pacíficamente en las ramas frondosas de los árboles. Como era de esperar, el bosque también tiene sus edificios históricos. Uno de los más interesantes es la mansión isabelina de Breamore House, en el precioso pueblo de Breamore Fordingbridge. La mansión ha sido el hogar de la familia Hulse durante los últimos 250 años y muestra sus colecciones de arte.

En el pintoresco pueblo de Beaulieu se encuentra el Museo Nacional del Motor y el Palace House. La Abadía de Beaulieu fue construida en el siglo XIII por los monjes cistercienses. Está abierta al público y ofrece unas vistas maravillosas. El Castillo Hurst en Mildford on Sea fue usado como prisión para Carlos I. El castillo fue una importante fortaleza que vale la pena ver. Interesante y mucho más antigua es la villa romana de Rockbourne de Fordingbridge.

Otros lugares de interés son Lepe Country Park en Exbury, un lugar de especial interés científico. Para aquellos que os interese el mundo del vino, podéis visitar los viñedos de Setley Bridge. Y para pasear con tranquilidad, os aconsejamos los jardines de Furzey, en la ciudad de Minstead, donde podemos descansar bajo el ulular de los búhos.

Print Friendly, PDF & Email

Tags:





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top