La Riviera inglesa, historia y turismo

Torquay

La Riviera inglesa tiene un interesantísimo y rico patrimonio que se remonta a través de los siglos y los milenios. Podéis iniciar vuestra ruta geológica con una visita a las Cuevas de Kents, en Torquay, Devon. Visita estas cuevas y escucha historias sobre de la evolución geológica de la zona, los primeros habitantes que vivieron en ellas y siente la emoción de los primeros exploradores que las excavaron.

El Museo Torquay, además, te mostrará la emoción de esas excavaciones, así como el estudio llevado a cabo por los primeros exploradores. El museo también alberga la galería de Agatha Christie, una gran colección de fotografías y recuerdos vinculados con la hija más famosa y querida de Torquay. En la web de este Museo de Torquay puedes obtener más información sobre lo que allí puedes encontrar.

Pero volvamos a la costa… Esta costa azul inglesa fue, desde sus comienzos, un estupendo lugar de ocio para todos sus visitantes, sobre todo para los familiares del fuerte Berry Head. Esta zona es un lugar estratégico, y supuso un rincón esencial para mantener la defensa de la región ante los ejércitos de Napoleón.

Explorando sus ruinas, es fácil comprender el porqué de la importancia de esta parte del canal inglés. De hecho, se pueden visitar las ruinas de dos fortalezas, con impresionantes vistas hacia el este y sureste de la costa de Cornualles.

Brixham

Durante el siglo XIX, la pesca y el comercio era una de las principales atracciones de los puertos de la costa azul. Aquí destaca el pueblo de Brixham, la madre de la pesca de arrastre. La visita a su puerto debe incluir una parada en el Museo del Patrimonio, donde se nos muestra una encantadora historia de la ciudad pesquera. La mayoría de los días se puede observar en su puerto amarrados antiguos barcos de vela.

Aquí mismo podemos apreciar el estilo glamouroso de vida con la Oldway Mansion, donde vivió Isaac Singer, inventor de la máquina de coser, y el lugar donde su hijo Paris bailó con la famosa Isadora Duncan. La entrada a la casa es gratuita y hay una pequeña exposición en el vestíbulo.

La Guerra Mundial colocó varias defensas antiaéreas en los puertos de esta zona. Por ejemplo, podemos visitar las de Brixham, las baterías que se hallan en el Museo del Patrimonio. Al otro extremo de la bahía se halla Beacon Quay, donde miles de hombres partieron para el famoso desembarco de Normandía.

El mercado de arte y artesanía de Brixham tiene lugar durante todos los sábados, y es un tesoro de la artesanía inspirada en el mar. Tenéis que visitar Torquay Waterfront, con los nuevos muelles, embellecidos por el Quay Ring, un anillo de acero de 7 metros de diámetro que rodea la pasarela del muelle.

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,





1 comentario

  1. guadalupe dice:

    amo amo amo a harry potter!!! por eso me voy para alla solamente para tener una noche magica con el.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top