El entierro de Ricardo III

Reconstrucción cara de Ricardo III

Ricardo III, último rey de la Casa de York y último descendiente de los Plantagenets, murió en la batalla de Bosworth, en Bosworth Field, Leicester, el 22 de agosto de 1485, cuando tan solo tenía 32 años. Con su desaparición se puso fin a la cruenta Guerra de las Dos Rosas y subió al trono Enrique VII, fundador de la dinastía de los Tudor. Ricardo III murió hace más de 500 años, pero en estos días vuelve a ser noticia ya que finalmente va a ser enterrado como el Rey que fue, más allá de las cuestiones sobre si fue un buen o mal monarca.

A pesar de los más de cinco siglos que han pasado desde que cayó en la batalla, no se encontraron sus restos hasta 2012, momento en el que las investigaciones concluyeron que había que excavar bajo el asfalto de un aparcamiento municipal de Leicester, antiguo emplazamiento de una monasterio medieval. A pesar de las evidencias encontradas junto a los huesos, y la grave escoliosis que se podía ver en ellos (se habla de él en los registros históricos como alguien bajito y deforme) no se pudo confirmar la identidad de los restos hasta que se obtuvieron resultados de la comparación de su ADN con el de descendientes actuales.

Restos de Ricardo III

Confirmada su identidad, lo que queda es enterrarlo con todos los honores. La semana de homenaje previa a este acontecimiento histórico comenzó este sábado pasado, 21 de marzo, con un día de puertas abiertas para familias en la Universidad de Leicester en la que los asistentes pudieron descubrir todos los detalles en torno al descubrimiento e identificación de los restos del rey.

Un día después, el domingo 22, llegaron los restos de Ricardo III en un ataúd de madera a dicha Universidad, desde donde, tras una breve ceremonia, fueron llevados en procesión por lugares asociados a su historia como Fenn Lane Farm, en donde se cree que murió, o el Bosworth Battlefield Heritage Centre, antes de ser trasladados hasta la Catedral de Leicester en donde, tras una ceremonia privada, quedó preparado para su exposición al público.

Entierro de Ricardo III

A partir de hoy, lunes 23 de marzo, la Catedral estará abierta durante 3 días al público que desee acercarse a contemplar el ataúd que contiene los restos de este controvertido rey inglés. El miércoles, día 25, tan solo será posible visitarlo durante la mañana, ya que por la tarde se cerrarán las puertas para la preparación del entierro, el cual tendrá lugar el jueves 26 de marzo. El entierro será oficiado por el actual arzobispo de Canterbury, Justin Welby.

A partir del sábado 28, la Catedral abrirá de nuevo con el horario habitual para que la ya nueva tumba de Ricardo III sea visitada por todos, tanto por curiosos y como por amantes de la Historia.

– Sigue leyendo sobre: Ricardo III, el último Plantagenet

Tags: ,

Imprimir


También te interesará...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top