Ambleside, hermosa y animada ciudad de Cumbria

Ambleside

Ambleside es una encantadora ciudad ubicada en Cumbria, en el noroeste de Inglaterra. Está muy cerca del conocido lago Windermere, el más grande de Inglaterra, por lo que es un excelente lugar para alojarnos si queremos disfrutar de este espacio natural tan interesante.

Esta ciudad, que durante el verano ve aumentado considerablemente su número de habitantes, cuenta con muchos lugares interesantes a los que acudir, tanto dentro del núcleo urbano como en sus alrededores.

Ubicada dentro del conocido Parque Nacional del Distrito de los Lagos, Ambleside está rodeada de una exquisita naturaleza. Una estampa realmente bonita que nos llenará de paz y armonía en nuestros paseos por sus calles.

Entre algunos de sus más célebres edificios, podemos encontrar por ejemplo Bridge House. Fue construida hace más de 300 años, según parece ser como una casa de verano. En 1926, las autoridades terminaron adquiriéndola y siendo otorgada a la National Trust, catalogándola como monumento de grado I.

El campus de Ambleside pertenece a la Universidad de Cumbria y está ubicado en el extremo norte de la ciudad. Este campus consigue que el ambiente juvenil de Ambleside se mantenga durante todo el año.

Encontramos también templos religiosos como el de Santa María, construida en la década de 1850 para albergar a la gran comunidad religiosa de este lugar. Cuenta con un estilo renacentista y gótico. Así, destaca su gran torre, siendo el edificio más alto de toda la ciudad.

Es interesante el lugar conocido como Dove Cottage. Se trata de una posada de principios de siglo XVII que sirvió como casa a William Wordsworth entre 1799 y 1808. Entre algunas de las particularidades de este lugar, podemos destacar la habitación de los periódicos, una estancia cuyas paredes están tapizadas completamente de papel de periódico para aislarla del frío. Además, tras la casa hay un edificio que funciona como museo, lleno de manuscritos, lienzos y recuerdos de otra época.

William Wordsworth también habitó otra casa, Rydal Mount, construida en 1574 y convertida en alquería un poco más tarde. Aquí pasó sus últimos años, desde 1813 hasta el día de su muerte, siendo el lugar en el que escribió uno de sus mayores éxitos, la Guía de los lagos. Así, podemos destacar zonas como la biblioteca y el techo de su estudio, repleto de motivos renacentistas.

Debido al gran ambiente juvenil de la ciudad, podremos encontrar un sinfín de pubs y locales para tomar una copa. Lugares plagados de universitarios del campus que nos acercarán a las típicas noches de fiesta en Inglaterra.

Cabe destacar que junto a este pueblo encontramos la conocida como Stock Ghyll Force, una catatara de unos 21 metros de altura rodeada completamente por una hermosa vegetación. Esta agua llega al pueblo pasando por varios puentes y molinos y creando por tanto una estampa digna de fotografiar.

Foto vía:   thetimes

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top