Sugerencias para pasar San Valentín en Londres

Amor en Londres

Cuando se piensa en lugares para pasar San Valentín, la primera idea que acude a nuestra cabeza es la de lugares íntimos, pequeños pueblos o localidades acogedoras donde dar un paseo romántico sin aglomeraciones ni demasiado tráfico. un ambiente relajado siempre ayudará a la intimidad. Por eso, grandes capitales como Londres o Madrid, parecen alejarse de los cánones más apropiados del romanticismo.

Sin embargo, la gran ventaja que ofrecen este tipo de ciudades es que sí que nos dan una amplia variedad de eventos y lugares que ofrecen algo especial para el 14 de febrero. Y además, siempre cuentan con un lugar especial, o un rincón más alejado del mundanal ruido, donde pasar un buen rato con nuestra pareja.

Londres no podría ser menos, y cómo no, cuenta con bastantes lugares que son apropiados para agasajar a la pareja y compartir con él/ella ese momento tan especial.

Comenzaré por las ideas más clásicas pero no por ello menos románticas:

Subir a la London Eye para tener unas inmejorables vistas de Londres. Este día de San Valentín, además, tenemos la opción de ser agasajados con una copa de champán servida por un camarero a bordo de la cabina de la gran noria. Si además no tenéis problema con el bolsillo, podéis alquilar durante media hora una cápsula privado solo para vosotros dos (la cápsula Cupido, la llaman) donde os pondrán una botella de cava y una caja de bombones de lujo.

– Evita colas reservando online en VisitBritain en:  Tickets para la Coca-Cola London Eye

Hacer un crucero por el Támesis. También por San Valentín hay numerosas ofertas especiales en los bateux london. Por poneros un ejemplo, por 150 libras tendréis incluida, además del crucero claro está, una cena romántica, una copa de champán de bienvenida y una rosa para ella.

Saliendo de estas ideas básicas, os recomendaría daros un paseo tranquilo por algunos de los parques de la ciudad. Yo os recomiendo especialmente Hyde Park. Es encantador y muy agradable, no solo por su intenso verde, sus arboledas o sus caminos de tierra entre extensos prados, sino por su gran lago, o por rincones muy especiales y cosas que se descubran donde menos te lo esperas, como la estatua de Peter Pan que está por allí esperándonos.

Una segunda opción es asistir a un concierto o a un musical. Salas no os faltarán para ello. El 14 de febrero, por ejemplo, la Orquesta Filarmónica de Londres suele dar un concierto en la capital.

Para un desayuno o una merienda os recomiendo ir al Observatorio Astronómico de Greenwich. Allí, aparte de la magnífica visita que podéis hacer viendo las estrellas, podréis comer algo en el Café Astronómico, en la Terraza Gagarin. Pero también podéis buscar sitios históricos pero con mucho encanto, como la Spaniards’ Inn en Hampstead Head, donde dos siglos atrás el célebre bandolero Dick Turpin se tomaba sus pintas.

Un punto más para comer, bien almorzar o bien cenar, en un entorno romántico ideal: el restaurante “The View”, en la azotea de la Millbank Tower. Su nombre ya lo dice todo: las vistas que se tienen de todo Londres son absolutamente espectaculares.

Como actividades especiales, te recomiendo también el ir a patinar sobre hielo. No es algo que pueda hacerse habitualmente, pero la pista de patinaje que suele ponerse en Canary Wharf normalmente está abierta hasta la tercera semana de febrero. Y una vez ya melosos, podéis iros de compras por Londres (qué mejor ciudad que ésta para comprar).

Para comprar algo diferente y exótico, alejado de los grandes almacenes típicos, podéis ir a Portobello Road donde tienen un mercadillo muy famoso, o también a Camden Town. Son los lugares con objetos más curiosos y bonitos. Claro que siempre os quedará Harrod’s si lo que buscáis es un centro comercial famoso.

Y por último, el alojamiento. Esencial elegir bien, claro. El día hay que culminarlo con un buen hotel donde la intimidad llegue a su punto álgido.

Londres cuenta con alojamientos románticos para todos los bolsillos, desde el carísimo Whaldorf Astoria, hasta el moderno pero acogedor Bermondsey Square o el más económico Cranley Hotel, que está emplazado en históricas casas georgianas en South Kensington.

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top