El peculiar clima de Inglaterra

lluvia en Inglaterra

Una de las mayores peculiaridades de Inglaterra es su clima. Cuando vamos a viajar a este país británico todo el mundo te recomienda meter el paraguas en la maleta pero, en contra de lo que pueda parecer, no todos los días llueve en Inglaterra.

Cierto es que son muchísimos los litros de agua caída en un año, pero no tantos como para tener que ir siempre pertrechados con chubasquero y botas de agua.

Si buscáramos un símil con nuestro país la climatología inglesa sería similar a la del norte de España. Y con esto no queremos decir que llueva mucho, sino que, simplemente, el tiempo es muy inestable y puede depararnos sorpresas al cabo del día.

Hay quien dice que durante un día, en Inglaterra, pueden sucederse las cuatro estaciones del año. Y es que la variedad es mucha y aunque aparezca un día soleado puede acabar lloviendo y, también, al revés. Aún así, nos podemos encontrar con épocas en las que luce el sol durante varios días u otras en las que el cielo está completamente encapotado. Por ello, lo más útil es consultar las previsiones meteorológicas cuando vayáis a visitar el país.

Aún así, vamos a echar un vistazo al clima inglés cuyas peculiaridades se deben a la cercanía del golfo y las corrientes marinas, lo que le confiere esa humedad que hace que sientas que el frío se cala hasta los huesos. Podemos decir que los inviernos son muy húmedos y relativamente fríos con temperatura media de 7º y en ocasiones suele nevar, aunque esto es más propio de Escocia.

Los veranos ingleses son húmedos y frescos, con medias de 17-18º, lo que convierte a esta época en un momento ideal para visitar las ciudades inglesas y alejarse del calor que suele azotar a España. La primavera y el otoño son también buenas fechas. Eso no quiere decir que en la temporada estival no llueva, ni mucho menos haga acto de presencia la niebla, uno de los fenómenos más peculiares y característicos de Londres.

Como recomendación general os diríamos que, para estar preparado para todo lo que pueda depararos la climatología inglesa, lo ideal sería meter en vuestra maleta prendas ligeras para ir superponiéndolas, como capas de cebolla, ya que la temperatura puede subir y bajar mucho en un día. Asimismo, es recomendable no olvidarse del paraguas, por si acaso. Pero insistimos: lo mejor es consultar las previsiones.

Foto Vía Flickr

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top