El Castillo de Sudeley

Castillo de Sudeley

El bonito pueblo de Winchcombe ha sido bendecido con los hermosos jardines y el impresionante edificio del Castillo de Sudeley. Se encuentra en un suave valle cubierto de boscosas colinas. El castillo original fue construido en el siglo XII, y desde entonces desempeñó un papel importante en la historia de Inglaterra. Es un lugar romántico, legendario, de gran belleza natural.

El castillo que contemplamos en la actualidad es el segundo que se construyó, realizado por Ralph Boteler a mediados del siglo XIV, y en torno a él se erigen aún vestigios del primero. Enrique VIII trajo aquí a su sexta esposa, Katherine Parr, y ésta volvió más tarde, a la muerte de Enrique en 1547, para convertirse en la esposa de Thomas Seymour, quien la había cortejado antes de su matrimonio con el controvertido rey inglés.

Katherine fue feliz en Sudeley. Una vida relajada de dama inglesa, cuidando del jardín, hoy conocido precisamente como el Jardín de la Reina. Lamentablemente, Katherine murió pocos días después de haber dado a luz a su hija única María. Fue enterrada en la capilla de Sudeley, y allí siguen sus restos.

En los últimos años de su reinado, la reina Isabel I vivió en Sudeley, alrededor de 1592. Allí cada día iba a rezar a la capilla donde permanecía enterrada Katherine Parr. Otra de las reinas que vivió en Sudeley fue otra de las esposas de Enrique VIII, aunque su reinado sólo duró nueve días, quizás los más felices de su vida, en Sudeley.

Jardines de la Reina

El castillo fue propiedad de la corona durante siglos. Fue a manos de las tropas de Cromwell cuando el castillo comenzó su decadencia. Permaneció descuidado durante casi 200 años, durante los cuales fue visitado por algunos ilustres personajes, como el rey Jorge III, pero ninguno de ellos estaba dispuesto a la reconstrucción del castillo ni habitarlo. Finalmente se vendió en 1837 a John y William Dent.

En 1855 el castillo pasó a manos de John Dent y su esposa Emma. Una enorme deuda de gratitud se le debe a Emma Dent por su labor de reconstrucción. Ella trabajó incansablemente, teniendo incluso tiempo para dedicarse a los más necesitados, creando las maravillosas arboledas del jardín. Hoy en día se puede contemplar en el castillo una colección de sus diarios, cartas y álbumes, en donde se recogen todos sus esfuerzos por levantar de nuevo a Sudeley.

Hoy, gracias a la labor de Emma Dent, tenemos la suerte de acercarnos al castillo y dar un paso atrás en el tiempo. Podemos pasear por sus jardines, plantados por la propia Emma, caminar tras los pasos de Katherine Parr, conocer el elegante Long Room, donde se puede visitar una maravillosa exposición con los trajes y vestidos de algunas de las esposas de Enrique VIII.

También podemos acercarnos a la capilla donde descansan los restos de Katherine, o admirar las ruinas románticas de este castillo tomando té en un agradable restaurante cercano. Sudeley es un lugar evocador, romántico y misterioso a la vez, donde, tras sus paredes, vivieron quizás dos de las mujeres más admiradas de la historia de Inglaterra.

Tags: ,

Imprimir


También te interesará...

Top